Translate

lunes, 11 de noviembre de 2013

MISS TUPPER SEX 9 diciembre Galileo Galilei


MISS TUPPER SEX



MISs tupper SEX; Sexo manual para mujeres abiertas. 
Lunes 9 diciembre, 20h 
Sala Galileo Galilei 
C/ Galileo 100. 
28015 Madrid. 


Espectáculo de humor, sexo y música, donde la actriz/humorista y autora del libro MISS TUPPER SEX: Pilar Ordóñez mostrará juguetes del tupper sex, regalará condones y lubricantes y sorteará vibradores.  

Habrá artistas invitados:
El músico Javier Bergia Será el presentador.
Leerán testimonios reales de carácter sexual, de otros compañeros, incluidos en el libro. 
Y nos deleitarán con una canción
Una tarde divertida rodeada de amigos para disfrutar con humor del SEXO.



         Ya está a la venta en toda España la segunda edición revisada y ampliada de mi libro: MISS TUPPER SEX; Sexo manual para mujeres abiertas. A cargo de la editorial Aguilar.

         Sólo hace unos meses que proponía en este mismo blog, una encuesta de diez preguntas sexuales para hombres. 
Del resultado de aquellas entrevistas nació la segunda edición de MISS TUPPER SEX. Pues recogí todas las respuestas en un capítulo –que realmente no tiene desperdicio–, y además me surgió otro nuevo, hablando del experimento que supuso preguntar a los hombres por sus experiencias sexuales. Y como conclusión final añadí un último monólogo de humor para cerrar el libro.
Creo que ahora MISS TUPPER SEX me ha quedado completamente terminado y ya sólo falta vender los 5.000 ejemplares que la editorial Aguilar ha impreso en esta tirada. 
¡Larga vida a MISS TUPPER SEX!

Con motivo del próximo show de MISS TUPPER SEX el 9 de diciembre en la sala Galileo Galilei de Madrid, mi amigo Luis Farnox –que actuará allí–, me dijo una frase que jamás olvidaré y quisiera compartir con vosotros: “Has creído en tu proyecto y has demostrado que era viable y de calidad. Así se hace”.
Quiero hacer extensivas estas palabras a todas aquellas personas que tienen un deseo y creen firmemente en él. Si es así, que no se desanimen porque encontrarán la vía para alcanzarlo, y yo soy el ejemplo viviente de que se consigue.

Desde que publiqué la primera edición del libro MISs tupper SEX, muchas personas amigas –y algunas no tan amigas– consiguieron sacar sus proyectos adelante –la mayoría de ellas autoproduciéndoselos–. Parte de eso se debe a que vieron en mí a alguien que sin ser excepcional lograba hacer realidad el objetivo marcado, y por consiguiente ellas también podrían lograrlo.

A veces somos nosotros mismos los que nos ponemos límites que nos impiden alcanzar nuestras metas, pues pensamos que sólo otro tipo de personas están capacitadas para tener éxito o ser felices. Sin embargo cuando ves a alguien como tú en el que te puedes sentir reflejada y te das cuenta que las cosas le salen porque ha puesto toda su energía, trabajo, talento, disciplina, etc, en sacar ese proyecto adelante, entonces es cuando crees que tú también puedes hacerlo. Sucede lo mismo cuando hago los tupper sex, pues otras mujeres se comparan conmigo y piensan “si ella lo usa, ¿yo por que no?”, y compran todo tipo de artilugios.

Hasta ahora la sociedad nos habían hecho creer, a través de la publicidad, el cine, la TV..., que tan sólo triunfaban las personas guapas, con posición, dinero, etc, y no es verdad. Esos no tienen porqué ser nuestros referentes, pues entonces todo sería inalcanzable para la mayoría de la gente, y en mi caso tendría que haber sido una “Diosa del sexo” para poder vender juguetes o escribir un libro sobre sexualidad. Sin embargo fui consciente que para conseguir algo, sólo necesitas creer en ello y hacérselo creer a los demás. Y para eso es preferible tener una imagen cercana como para que la gente se pueda identificar contigo, a ser alguien tan lejano que haga del éxito un privilegio destinado única y exclusivamente para unos pocos.

Con todo esto, deseo alentar a aquellas personas que decidan seguir esta frase: “Si quieres, puedes”.
Ya sé que la crisis es muy dura, que está dejando a la gente en el paro y a muchos de ellos en la calle, sin vivienda y sin recursos. Sé que la situación en la que nos encontramos en este país no es culpa nuestra, ni nosotros la hemos diseñado, sino que los diferentes gobiernos nos han ido metiendo en una sociedad donde sólo se premia al que más tiene y ese es el único parámetro con el que medir el éxito.
Pues bien con independencia de quien tenga la culpa y de quien esté gobernando, hay que salir adelante. Como país hemos pasado por momentos mucho peores y los hemos superado. No podemos quedarnos anclados en el victimismo y esperar que alguien haga algo para cambiarlo. Tenemos que ser nosotros mismos lo que cojamos las riendas de nuestras vidas y decidamos que por encima de todo tenemos derecho a ser felices. Y ahí es cuando hay que cambiar la manera paternalista de pensar, por la del individuo libre y que no necesita de nadie para sobrevivir. El mundo es enorme como para circunscribirnos a un único lugar por el simple hecho de haber nacido en él, y si en tu país no consigues lo que quieres, tendrá que haber otros donde necesiten gente como tú. Hay que ser valiente y tirar hacia delante sabiendo que tus únicos compañeros de viaje serán tus miedos y tus deseos. No dejes que ninguno venza al otro, pues los dos son necesarios para cumplir tus objetivos, ya que mientras el deseo te hace avanzar, el miedo hará que seas lo suficientemente cauto, como para no dejar que vayas demasiado rápido y así echar a perder lo que has estado labrando. En ese viaje es donde empiezas a conocerte a ti mismo para terminar dándote cuenta de quien eres en realidad, y de lo que eres capaz de hacer.

Yo un día soñé que escribía un libro donde contaba cómo me sentía y lo comparaba con experiencias de otras mujeres. Así lo hice, empecé poquito a poco y fui discretamente recopilando material hasta que tuve el suficiente para sacarlo a la luz y ahora soy escritora. Como creía en mi proyecto conseguí convencer a otros, y recuerdo las palabras que me dijo el editor de Santillana cuando decidió publicar mi libro: “A mí lo que me interesa es tu personaje, porque te crees lo que estás vendiendo y además pones toda la energía en conseguirlo, y eso es lo yo necesito. Eres la autora que cualquier editor querría tener”.
Os regalo estas palabras para que os sirvan de ayuda cuando os sintáis desfallecer y penséis que ya está todo perdido. Ese será el momento en el que tendréis que creer en vuestro proyecto con más ahínco, para que no os desviéis del camino y podáis lograr vuestros sueños.

Ahora me he planteado el siguiente reto: Me voy sola, tres meses New York. Quiero pegarle un apretón al inglés, ir a clases de interpretación, presentarme a los casting como cualquier actriz que vive allí, y sobre todo ver cómo funcionan los artistas en otros lugares. Para coger ideas nuevas con las que poder afrontar el 2014 –que dicho sea de paso, no pinta nada fácil–, y de esta manera adentrarme en nuevos proyectos y poder reinventarme una vez más.
Deseadme toda la suerte del mundo. La necesitaré.

¿Crees que de las grandes crisis salen las grandes ideas?