Translate

lunes, 11 de mayo de 2015

INCONFORMISMO


ROBBIE K. JONES

INCONFORME: Hostil a lo establecido en el orden político, social, moral, estético, etc.
La cultura inconformista o hipster como viene a llamarse por su acepción en inglés, es una subcultura asociada en mayor medida con la música independiente. Se caracteriza por una sensibilidad variada, alejada de las corrientes culturales predominantes (mainstream) y afín a estilos de vida alternativos. Las personas que pertenecen a esta corriente urbana, son los nuevos «bohemios» y se definen como los «antimoda». De hecho ningún hipster reconoce serlo, porque la base de este movimiento es: no estar de moda. Evitan las etiquetas y ser etiquetados, sin embargo, todo ellos visten lo mismo, actúan igual y se conforman en su, no conformidad. Suelen ser gente joven, principalmente de raza blanca, personas delgadas, urbanas, enraizadas en las clases medias o altas y en su mayoría viven en el centro de la ciudad. Les gusta la música experimental –que escuchan en elepés de vinilo–, el cine independiente o cualquier otra forma de cultura no mainstream. Su indumentaria está sacada de ventas de saldos y es ropa vintage o de segunda mano. Se alimentan con comida orgánica, incluso vegetariana y beben cerveza artesanal. Escuchan la radio pública y eligen cualquier tipo de consumo que no sea el habitual. Suelen frecuentar cafés culturales, bares pequeños o restaurantes acogedores a los que algunos de ellos acuden en bicicletas de piñón fijo. Usan cámaras analógicas o polaroid, reciclan y reutilizan casi todo. Sus áreas de trabajo son las creativas, humanas o tecnológicas. Disponen de aparatos electrónicos de última generación y pertenecen a la secta Apple, aunque esto les ocasione un conflicto con sus principios. Están continuamente conectados a internet y utilizan las redes sociales para comunicarse.
A los hombres se les distingue fácilmente por sus pobladas barbas, sus gafas de pasta –a veces sin cristales–, pantalones pitillo y un gorrito de lana que acostumbran a llevar prácticamente todo el año. Pero aparte de su indumentaria, los y las hipsters suelen estar bien formados en relación a las artes liberales, artes gráficas, matemáticas o ciencias. Son universitarios, leen mucho y utilizan más el lado derecho de su cerebro que el resto de la sociedad, por lo tanto, muchos hipsters eligen su carrera en el ámbito de la música, el arte o la moda.


Este es el caso del músico estadounidense afincado en España desde 1999, Robbie K Jones –pronunciado cajones–, se hace llamar así porque su principal instrumento –de todos los que conoce a fondo–, es el cajón.
Aunque como buen hipster, Robbie no quiere etiquetarse, por eso nunca reconocerá pertenecer a esta tribu urbana y por la misma razón, tampoco le gusta etiquetar el tipo de música que hace. Él toca de todo, de hecho podemos verle actuar las noches de los jueves en El Taller de Cerveza Artesanal que hay en el pueblo Los Molinos, de la sierra noroeste de Madrid. Allí se reparte entre la percusión y el banjo junto a una bajista, un violinista y un flautista, para deleitar a los vecinos y vecinas de esta localidad madrileña que acuden semana tras semana a disfrutar –bailando y coreando–, de las jam session que  lidera este músico Estadounidense.

Robbie K Jones nació en Ohio y allí estudió música. Es un multi-instrumentista que se especializa en lo étnico con la percusión y el banjo de cinco cuerdas. Su estudio ha estado enfocado fundamentalmente al desarrollo de las técnicas del cajón para músicas populares, como el flamenco, bluegrass, jazz Manouche o la música peruana. También trabaja de actor, cantante y presentador de funciones teatrales. Robbie es el showman de proyectos como La Banda DelSoplo, La Familia Scalofrini y Pikalyboo.


Jones también ejerce de profesor dando clases de percusión y de teatro clásico en Teatro Tespis, incluso presenta obras infantiles como Funky Topo Trío.
Sus proyectos musicales son Track Dogs, Finis Terrae y Balbarda, que le han llevado a actuar por toda España, Europa y EEUU.
Ahora tiene un nuevo proyecto musical: Potato Monsters de música americana y celta.
Robbie ha salido de la urbe para unirse al nutrido grupo de profesionales free lance –la mayoría artistas– que están viviendo en la sierra de Madrid, creando entre todos un nuevo distrito alternativo, como si del Williamsburg neoyorkino se tratara.
Esperemos que este músico inconformista siga pidiéndole a la vida cosas nuevas, para que de esta manera, nosotros podamos seguir disfrutando de sus creaciones.


¿Piensas que el inconformismo debe estar inherente en la personalidad del artista?